Yo Los Declaro Marido y Larry, por Pablo


Las 25 películas más recientes en orden cronológico.

The TV Set
(The TV Set)
Pablo

El Reino
(The Kingdom)
Pablo

El Juego del Miedo IV
(Saw IV)
Pablo

Porque Lo Digo Yo
(Because I Said So)
Pablo

Michael Clayton
(Michael Clayton)
Pablo

El Asesinato de Jesse James por el Cobarde Robert Ford
(The Assassination of Jesse James by the Coward
Robert Ford)
Pablo

El Títere
(Dead Silence)
Pablo

Puente a Terabithia
(Bridge to Terabithia)
Pablo

1408
(1408)
Pablo

El Evangelio Prohibido
(Mary)
Pablo

Hasta el Viento Tiene Miedo
(Hasta el Viento Tiene Miedo)
Pablo

Súper Policías
(Hot Fuzz)
Pablo

Misión Peligrosa
(3:10 to Yuma)
Pablo

Los 6 Signos de la Luz
(The Seeker:
The Dark is Rising)
Pablo

Entrenando a Papá
(The Game Plan)
Pablo

Sicko
(Sicko)
Pablo

Valiente
(The Brave One)
Pablo

Dame 10 Razones
(10 Items or Less)
Pablo

Catacumbas
(Catacombs)
Pablo

Resident Evil: Extinción
(Resident Evil: Extinction)
Pablo

Yo Los Declaro
Marido y Larry
(I Now Pronounce You
Chuck and Larry)
Pablo

El Misterio de la Estrella
(Stardust)
Pablo

Súper Cool
(Superbad)
Pablo

El Imperio de los Lobos
(L'Empire des Loups)
Pablo

Guardianes del Día
(Day Watch)
Pablo

Yo Los Declaro Marido y Larry
(
I Now Pronounce You Chuck and Larry)
Universal Pictures, 2007
Estados Unidos, 110 minutos

Dirigida por Dennis Dugan
Escrita por Barry Fanaro, Alexander Payne, Jim Taylor y Lew Gallo
Editada por Jeff Gourson

Elenco:
Adam Sandler ... Chuck Levine
Kevin James ... Larry Valentine
Jessica Biel ... Alex McDonough
Dan Aykroyd ... Captain Phineas J. Tucker
Ving Rhames ... Fred G. Duncan
Steve Buscemi ... Clinton Fitzer

Imagen © 2007 Universal Pictures

La usual advertencia: no soporto al comediante Adam Sandler, aunque trato de ver sus películas con la mente abierta, esperando que un guión apropiado (como en "Spanglish"), o un firme director (como en "Punch Drunk Love"), o algún mágico factor logre hacerlo menos antipático y más creíble como persona y no como patético bufón que debe exagerar todo lo que hace en busca de risas.

Mente abierta. En serio.

Pero, exactamente como esperaba, encontré "Yo Los Declaro Marido y Larry" apenas tolerable y demasiado predecible. Sandler repite por enésima vez el personaje cruelmente vulgar y repulsivo que le hemos visto interpretar en películas como "Big Daddy" y "Anger Management". Y, aunque el elíptico libreto (que, incidentalmente, plagia abundantes conceptos de la película francesa "Le Placard") muestra una interesante estructura, el resultado final es un desfile de escenas carentes de ingenio o innovación que básicamente giran en torno al mismo chiste una y otra vez.

Al principio de la película conocemos a Larry Valentine, valeroso bombero de Nueva York que trata de mantener a sus dos hijos después de quedar viudo. Pero el futuro es incierto, pues una incomprensible legislación ha eliminado los beneficios y pensión que recibirían los niños si a Larry le ocurriera algo en su peligroso trabajo. Entonces se le ocurre una idea y, con ayuda de su mejor amigo Chuck (Adam Sandler), fingen formar una pareja homosexual para aprovechar una nueva ley que extiende los derechos de las "sociedades domésticas". Pero Chuck es un incorregible mujeriego, y será muy difícil mantener el engaño cuando conoce a Alex (Jessica Biel), la guapa abogada que los asesora cuando ciertas autoridades empiezan a sospechar el fraude.

"Yo los Declaro Marido y Larry" es una cansada y predecible película que se limita a regurgitar todo cliché imaginable sobre confusión sexual para finalmente llegar al forzado mensaje edificante de tolerancia y amor al prójimo. Quizás genera fugaces risas en algunos aislados momentos de surrealista comedia, pero en general repite lo mismo que hemos visto en incontables programas de televisión y similares comedias de errores.

Entiendo la intención del libreto: mostrar la evolución de personajes homofóbicos que aprenden a ser más tolerantes cuando viven en carne propia la injustificada segregación y odio dirigida a quienes se atreven a subvertir la tradición social. Supongo que es un propósito loable. Pero ¿con Adam Sandler? Hasta Robin Williams hubiera sido preferible en ese desagradable papel.

El director (y ex-actor) Dennis Dugan confirma la ausencia de cualquier cosa que pudiera llamerse "estilo" en su carrera, compuesta principalmente de insoportables "comedias", como "National Security" (estelarizada por Martin Lawrence, otro comediante que detesto) y "The Benchwarmers" (en la que al menos sale el Batimóvil). Quizás en manos de un director con visión o un ápice de profundidad, "Yo Los Declaro Marido y Larry" pudiera haber llegado a los mismos sermones de fingida tolerancia con un poco más de honestidad o credibilidad. Sin embargo, Dugan es incapaz de encontrar el balance entre el tradicional humor craso de Sandler y la obligatoria función conciliadora del hipócrita libreto.

Quizás el único elemento rescatable en la cinta es la actuación del niño Cole Morgen, en el papel de Eric, el exuberante hijo de Larry. Su corta pelea con otro agresivo niño (coronada por un hilarante baile) fue lo único que me hizo reír en la película, y aunque eso de ninguna manera basta para recomendarla, al menos hizo la experiencia menos molesta.

Entonces, "Yo Los Declaro Marido y Larry" quizás agrade a quien encuentra infinitamente graciosa la idea de que dos hombres tengan que besarse para cometer un fraude económico. Para el resto de la gente, la película básicamente recicla alguno de esos episodios de "Friends" (o, para gente de mi generación, algún episodio de "Three's Company") en el que uno de los personajes es confundido con un homosexual. Si desean ver ese viejo estándar estirado a casi dos horas de duración con un políticamente correcto sermón al final, vean "Yo Los Declaro Marido y Larry". Al menos así apreciarán más las complejas y sensibles aventuras de Joey y Chandler.

Calificación: 4

Pablo del Moral

Google
 
Web www.cinencanto.com