El Arte del Diablo, por Pablo

Archivo de Críticas:

Lista por título en español en orden alfabético:
(Números, y de la A a la I)
(De la J a la Q)

(De la R a la Z)

Lista por título en su idioma original, en orden alfabético:
(Números, y de la A a la I)
(De la J a la Q)
(De la R a la Z)

El Arte del Diablo
(
Long Khong - The Art of the Devil II)
Five Star Prods., 2005
Tailandia, 100 minutos

Dirigida por Pasith Buranajan y Kongkiat Khomsiri
Escrita por Kongkiat Khomsiri, Yosapong Polsap y Art Thamtrakul
Editada por Sunij Asavinikul

Elenco:
Napakpapha Nakprasitte .... Sra. Panor
Akarin Siwapornpitak .... Paw
Chanida Suriyakompon .... Nut
Namo Tongkumnerd .... Ta
Pavarit Wongpanitch .... Go
Korakot Woramusik .... Tae

Imagen © 2005 Five Star Prods.

"Otra cinta de terror oriental", pensé. "Sin duda un refrito más del familiar fantasma femenino de cabellera negra y trémulos movimientos. Mmh, nachos".

En realidad la cinta tailandesa "El Arte del Diablo" (estrictamente hablando es "El Arte del Diablo 2", pero no hace falta haber visto la primera para apreciar la segunda, que en muy poco se relaciona con la original) aborda temas de venganza y traición, al igual que las conocidas cintas japonesas, pero su caótica narrativa sigue caminos diferentes, quizás no muy originales, pero al menos distintos de lo que estamos acostumbrados en este sub-género del terror.

La trama comienza cuando, dos años después de su graduación, cinco amigos regresan a su pueblo natal, en el corazón de Tailandia, para visitar a su antigua maestra. Sin embargo esta visita remueve antiguos recuerdos de un perturbador evento que aún los persigue... y que podría costarles la vida.

Luego de la reciente avalancha de horror asiático, quizás no haya mucha demanda por ver otra película de similar manufactura, pero "El Arte del Diablo" es suficientemente distinta como para merecer una tenue recomendación. Para empezar, el argumento se centra en la magia negra tailandesa, que se emplea muy bien como explicación genérica de los extraños eventos que vemos en la película.

Ese simple hecho me hizo disfrutarla bastante, pues contribuye a generar un exótico tono étnico auxiliado por las maravillosamente agrestes locaciones. Muchas películas del mismo estilo prefieren centrarse en las grandes ciudades y rodearse de siniestra tecnología; "El Arte del Diablo", por el contrario, luce primordiales selvas y ponzoñosos pantanos que aportan una atmósfera opresiva e ineludible. Francamente, me da mucho más miedo la densa jungla tailandesa que los mal maquillados fantasmas que aparecen en la película.

Pero así como "El Arte del Diablo" tiene numerosos aciertos, también manifiesta considerables fallas que le restan impacto y credibilidad (aunque ignoro si realmente busca credibilidad una película que muestra reptiles saliendo de la piel de una persona). Para empezar es demasiado larga, sintiéndose cansada cerca del final, que se extiende durante largo rato con escenas repetitivas e innecesarias. Una edición más estricta y eficiente mejoraría el ritmo de la película, y podría hacer más claros los confusos "flashbacks" que componen gran parte de la trama. En más de una ocasión perdí la pista de lo que veía, y no sabía si se trataba de escenas ubicadas en el presente o en el pasado de los protagonistas.

El giro sorpresivo con el que concluye la película se siente también forzado, como si los directores sintieran la obligación de terminar en una nota misteriosa e inesperada. Ciertamente lo es, pero también es patentemente ridícula y hasta risible.

"El Arte del Diablo" puede ser algo irregular en su tono y en su ejecución, pero cuenta con el suficiente ingenio, energía y sangre para sostenerse medianamente bien a lo largo de casi dos horas. No sé qué tan fielmente refleje las supersticiones tailandesas, pero para un extranjero ignorante, como yo, representó una novedosa instancia de "horror antropológico" que, además de sorprender con su crueldad y violencia, ilumina bastante sobre una cultura moderna pero basada en terribles creencias y mitos. Podrán ser muy distintos en sus manifestaciones externas, pero evidentemente se fundamentan en los mismos conflictos humanos que todos conocemos. Y de eso no hay escapatoria.

Calificación: 7.5

Pablo del Moral

Google
 
Web www.cinencanto.com