Día de Entrenamiento, por Pablo
CinEncanto
Películas recientes
Archivo en Español
Archivo en Inglés

Realmente es sorprendente... luego de la mediocridad extrema (tal vez debería decir "atrocidad") de la película "The Replacement Killers", el director Antoine Fuqua se redime con una de las mejores películas de género policiaco vistas en tiempo reciente. La película, por supuesto, es "Día de Entrenamiento", y aunque su trama no sea cien por ciento original, está tan bien realizada que sus ocasionales clichés y torpes mecánicas narrativas pueden ser ignoradas para mejor apreciar el gran estilo de la dirección y las fenomenales actuaciones de la pareja protagonista.

"Dìa de Entrenamiento" narra un día en la vida de dos policías; uno de ellos es Jake Hoyt (Ethan Hawke), el típico novato idealista, casi carente de cinismo y lleno de genuino deseo de ayudar a la comunidad. Para lograrlo ha solicitado su transferencia a la unidad anti-drogas de Los Angeles, y en su primer día hará un recorrido de la zona con el segundo policía de la cinta: Alonzo Harris (Denzel Washington), un veterano del escuadrón anti-drogas, tan experimentado en procedimiento policiaco como en los vicios y actitudes de los delincuentes. De hecho, Harris está tan compenetrado con la atmósfera criminal de los barrios bajos que frecuenta que es difícil distinguirlo de los criminales que pretende combatir, incluso realizando acciones de muy dudosa ética y legalidad en su supuesta lucha por destruir a los capos importantes responsables del tráfico de drogas en la ciudad. Conforme avanza el día, Hoyt se sorprende cada vez más ante la aparente falta de ética de Harris y su continuo desprecio por todo tipo de oficialidad. Sin embargo, paulatinamente comprende que para luchar contra la ferocidad y recursos de los criminales contemporáneos es necesario tomar una actitud poco ortodoxa, que si bien parece poner a los policías al nivel de los delincuentes, al menos da resultados reales para beneficio de la comunidad.

El tema central de la película es la eterna pregunta: ¿el fin justifica los medios?. Para Harris la respuesta es obvia y auto-evidente. Hoyt, aún con las lecciones de ética frescas en la cabeza, parece indeciso. incluso el espectador verá su opinión variar conforme avanza la cinta, y aunque la resolución pretende ser un poco más tradicionalista, el guión no pretende ilustrarnos sobre quién tiene la razón... aunque los protagonistas toman su decisión, la ambigüedad de los razonamientos harán eco en la conciencia del espectador mucho después de terminada la película.

Es una rara ocasión cuando una cinta policiaca prefiere enfocarse más al aspecto intelectual del oficio y minimizar las escenas de acción. "Día de Entrenamiento", sin ser un ensayo filosófico, pone las ideas por enfrente de los juegos pirotécnicos y las vacuas balaceras, de modo que cuando la violencia se desata es mucho más intensa por su impacto en personajes bien desarrollados, con los que es fácil compenetrarse. La dirección de Fuqua contribuye admirablemente a ese logro, y es de elogiar su disciplina y su desprecio por la frenética edición de moda y los trucos de cámara que buscan artificialmente generar suspenso. En vez de eso Fuqua prefiere un sensato uso de cámaras y ángulos que sin estorbar subrayan el tono emotivo de cada escena, poniendo al frente las tremendas actuaciones de sus protagonistas y confiando en ellos para dar dinamismo a las múltiples escenas de diálogo e introspección. ¡Y qué actuaciones...! En películas como "Before Sunrise" y "Gattaca", Ethan Hawke había mostrado razonable competencia y talento, pero sin resultar excepcional. En "Día de Entrenamiento", sin embargo, entrega su mejor actuación hasta el momento, realizando el mayor logro posible: no verse eclipsado por Denzel Washington, quien es el innegable dueño de la película. Haciendo diestro uso de su imagen pública, Washington agrega un nivel adicional a su desempeño (ya de por sí excelente) al interpretar a un "villano" tan carismático y preciso que logra establecer desde el primer momento una sólida base para su personaje, de tal forma que sin muchas explicaciones, entendemos perfectamente su motivación y razonamiento. Curiosamente en papeles secundarios el director ha reclutado a ciertos artistas cuya participación perjudica a la película, no porque actúen mal, sino porque representan un distractor que resta atención a la trama. En general el trabajo que realizan Snoop Doggy Dog, Dr. Dre y Macy Gray en la película es bueno, pero no parece ser otra cosa que un gimmick para atraer a la audiencia joven.

En resumen, ésta es una de esas raras películas que consiguen un buen balance entre una forma dinámica y un fondo significativo. Muy lejana del vacío entretenimiento de acción que usualmente ofrece Hollywood, "Día de Entrenamiento" representa una gran muestra del cine de acción contemporáneo, con excelentes actuaciones, buena dirección y un firme respaldo de ideas que justifican y respaldan las acciones en la pantalla. Aunque no está exenta de fallas (como un final demasiado conveniente), es digna de recomendar como perfecto antídoto contra los insulsos "Tomb Raiders" y "Pearl Harbors" de meses pasados. Ojalá hubiera más como ésta.

Calificación: 9

Pablo

Manda tus comentarios por correo o visita nuestro Foro de Mensajes

Día de Entrenamiento
(Training Day)


Imagen © 2001 Warner Bros.

Warner Bros., 2001
120 minutos

Dirigida por Antoine Fuqua
Escrita por David Ayer
Editada por Conrad Buff

Elenco:
Denzel Washington .... Alonzo Harris
Ethan Hawke .... Jake Hoyt
Scott Glenn .... Roger
Tom Berenger .... Stan
Cliff Curtis .... Smiley
Snoop Doggy Dogg .... Sammy
Macy Gray .... Esposa de Sandman

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

.