La Leyenda de las Ballenas, por Pablo
CinEncanto
Películas recientes
Archivo en Español
Archivo en Inglés

Uno de los aspectos que se están perdiendo en el cine contemporáneo es la diversidad de culturas e ideologías. La prevaleciente necesidad de hacer películas comercialmente exitosas obliga a que el contenido y los temas tiendan a homogeneizarse, para atraer al mayor número posible de personas.

Afortunadamente, de vez en cuando se cuela en los multicinemas una película que rompe con lo anterior, atreviéndose a mostrarnos un modo de vida distinto al "omni-occidentalismo" (por acuñar un término) en el que vivimos, ofreciendo una visión distinta del mundo, que podrá o no coincidir con la nuestra, pero que definitivamente enriquecerá nuestra experiencia como humanos.

"La Leyenda de las Ballenas" se encarga de hacer eso con la cultura Maori neozelandesa, y lo hace por medio de una fábula mágica que tal vez sea algo predecible, pero que definitivamente lo compensa con excelentes actuaciones, cinematografía y con su trillado pero válido mensaje.

La película comienza con el nacimiento de Paikea Apirana (Keisha Castle-Hughes) y de su hermano gemelo, quien desafortunadamente muere durante el parto, al igual que su joven madre. Esto no sólo es una tragedia por la pérdida de las vidas, sino porque el abuelo Koro esperaba un varón para heredar el título de líder de la tribu. Desde luego, tal título le está prohibido a las mujeres, por lo que Paikea, a pesar de estar muy interesada en preservar las costumbres de su pueblo, se ve segregada de las enseñanzas tribales, sólo por pertenecer al sexo femenino. Sin embargo, eso no detiene a la niña, quien continúa su aprendizaje aún a espaldas de su abuelo, lo que eventualmente pondrá en peligro la estabilidad de la sencilla comunidad.

El tema feminista de la película no es particularmente original, pero al menos está integrado a la trama de modo natural y sutil, de modo que no se convierte en una pesada lección de tolerancia. El abuelo no es un villano genérico... obviamente quiere mucho a su nieta, y su segregación no se origina en el odio, sino en una larga tradición que está tan arraigada en su mente que es imposible pensar en una alternativa. Igualmente, el resto de la comunidad vive vidas normales, tratando de sobrevivir en la sociedad contemporánea, pero haciendo lo posible por mantener viva su herencia espiritual.

Este balance eleva "La Leyenda de las Ballenas" por encima de ser una simple historia moralista, y la convierte en una rica narrativa que invita al análisis y a la reflexión, pero sin caer en bufonadas "new age". Y por si fuera poco, el elenco entrega actuaciones muy humanas y creíbles. Desde luego la niña Keisha Castle-Hughes destaca por su gran talento y corta edad, pero no hay que menospreciar el trabajo de Rawiri Paratene como el abuelo Koro, y de Vicky Haughton como su sufrida esposa.

La directora Niki Caro tiene un excelente debut en la cinematografía mundial con "La Leyenda de las Ballenas", una película emotiva, pero no sentimental, y edificante, pero no por ello blanda o insípida, gracias a su honesto guión y a las naturales actuaciones de su desconocido elenco. Puedo recomendar con confianza esta película a audiencias familiares, siempre y cuando estén abiertos para recibir una buena dosis de una cultura muy ajena a la occidental, pero igualmente válida y compleja.

Calificación: 9

Pablo

Manda tus comentarios por correo o visita nuestro Foro de Mensajes

La Leyenda de las Ballenas
(Whale Rider)


Imagen © 2002 South Pacific Pictures

South Pacific Pictures, 2002
101 minutos

Dirigida por Niki Caro
Escrita por Niki Caro, basada en la novela de Witi Ihimaera
Editada por David Coulson

Elenco:
Keisha Castle-Hughes .... Paikea
Rawiri Paratene .... Koro Apirana
Vicky Haughton .... Nanny
Cliff Curtis .... Porourangi
Grant Roa .... Tío Rawiri
Mana Taumaunu .... Hemi

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

.