Cruzadas, por Pablo

Archivo de Críticas:

Lista por título en español en orden alfabético:
(Números, y de la A a la I)
(De la J a la Q)

(De la R a la Z)

Lista por título en su idioma original, en orden alfabético:
(Números, y de la A a la I)
(De la J a la Q)
(De la R a la Z)

Cruzadas
(
Kingdom of Heaven)
20th Century Fox, 2005
145 minutos

Dirigida por Ridley Scott
Escrita por William Monahan
Editada por Dody Dorn

Elenco:
Orlando Bloom .... Balian
Liam Neeson .... Godfrey
Marton Csokas .... Guy de Lusignan
Edward Norton .... Rey Baldwin
Eva Green .... Sibylla
Brendan Gleeson .... Reynald
Jeremy Irons .... Tiberias
Ghassan Massoud .... Saladin
Alexander Siddig .... Nasir

Imagen © 2005 20th Century Fox

Supongo que era lógico esperar que el enorme éxito crítico y comercial de la trilogía de "El Señor de los Anillos" impulsaría la creación de obras similares, si no en su tema, al menos en su estilo general. Pero lo que yo no esperaba es que tales películas de sabor épico-histórico regresaran, no como baratos intentos de capturar al público de Tolkien, sino como "películas evento" realizadas por algunos de los más famosos y respetados cineastas contemporáneos. Así hemos visto (con gran tedio) cintas como "Alexander", "Troya" y "King Arthur", que aspiraron a las intensas emociones que su épico estilo sugiere, pero sin realmente lograrlo.

Y con la misma intención nos llega ahora "Cruzada", en la que el destacado realizador Ridley Scott (perdón, "Sir" Ridley Scott) prueba suerte de nuevo en el género que previamente le dio uno de sus mayores triunfos ("Gladiador"). Y aunque "Cruzada" no es una película perfecta, me parece la mejor (hasta el momento) de esta nueva ola de cine épico-histórico (sin contar la venerable trilogía de "El Señor de los Anillos", desde luego).

"Cruzada" se centra en la vida de Balian (Orlando Bloom), un humilde herrero que resulta ser hijo del noble caballero Sir Godfrey (Liam Neeson), quien ha dedicado su vida a la "Guerra Santa", en la que se busca expulsar a los musulmanes de Jerusalén. Entonces, con el deseo de proteger al indefenso y encontrar a Dios, Balian se une a esa lucha, y los vaivenes del destino lo ponen eventualmente al frente de la batalla, donde tendrá que defenderse no sólo de sus enemigos, sino de las intrigas y maquinaciones políticas de Guy de Lusignan (Marton Csokas) y el amoral templario Reynald (Brendan Gleeson). Y para complicar más las cosas, Balian se empieza a enamorar de Sibylla, la guapa pero manipuladora esposa de Guy.

El argumento no es demasiado original, y sigue puntillosamente los arquetipos heroicos convencionales (según los describió Joseph Campbell: llamado a la aventura, rechazo inicial, figura paterna, etc.), pero a diferencia de otras películas (como las mencionadas "Troya" y "Alexander"), "Cruzada" tiene una firme ideología y un válido mensaje, particularmente relevante en el mundo contemporáneo.

Además de su claro mensaje anti-bélico, "Cruzada" se atreve a sugerir lo obvio... el fanatismo religioso es uno de los factores que más dolor y atrocidades ha causado en el mundo, y aunque desde el punto de vista occidental muchos quieren ver a "los otros" como los villanos, en realidad tal extremismo ocurre por igual en cualquier religión. Quizás este no sea un mensaje muy original o novedoso, pero hay que dar crédito a Scott por atreverse a sugerir algo así en el clima político actual.

No quiero decir que "Cruzadas" sea anti-religión; es mejor tomarla como una obra a favor del sentido común. Y, más allá de eso, muestra lo poco que la humanidad ha evolucionado, cuando aún seguimos peleándonos sangrientamente por debates como (en palabras del gran comediante George Carlin): "Mi fulano invisible es mejor que tu fulano invisible".

Dejando a un lado la intención y mensaje de la película, nos queda una impresionante muestra de técnica y manufactura, que junto con la firme dirección de Scott y su competente elenco dan como resultado una película entretenida y satisfactoria. La primera hora de la película es un poco lenta, y el romance entre el herrero Balian y la Reina Sibylla es bastante forzado. Pero conforme avanza la cinta, el guión adquiere solidez y dinamismo, combinando diestramente acción y política, y culminando con una batalla que no sólo ofrece impresionantes imágenes, sino que está muy bien respaldada por las emociones que genera el libreto, y por la solidez de los personajes.

Y hablando de personajes, he escuchado comentarios que señalan a Orlando Bloom como el elemento más débil del elenco. Quizás haya cierta verdad en eso... pocos actores podrían competir favorablemente con intérpretes de la talla de Jeremy Irons, Liam Neeson y Brendan Gleeson, pero aunque Bloom carece del peso y "gravitas" necesarios para cumplir con su papel de líder militar, creo que tal limitación favorece a la película, pues subraya el contexto de "el imperio de la conciencia", en el que importan más los factores internos del hombre que los externos. Entonces, ciertamente le queda grande el papel a Bloom, pero no siento que eso dañe la película. Pero por otro lado, quizás la elección de Bloom haya sido sólo un truco de Ridley Scott para atraer al público juvenil. Supongo que habrá que contentarse con ese inestable balance entre popularidad y talento.

Afortunadamente el resto del elenco es sobresaliente, desde los siempre confiables Jeremy Irons y Liam Neeson hasta el anónimo Edward Norton (como el enmascarado Rey Baldwin) y la joven Eva Green como la conflictuada Reina Sibylla. Sus momentos románticos con Bloom no son muy creíbles, pero su interpretación dramática de una reina en peligro de perder su poder (y su alma) está muy bien logrado por esta joven actriz, que me impresionó bastante hace un par de años en "The Dreamers", de Bernardo Bertolucci.

Y, como aficionado a la televisión de culto, me dio mucho gusto ver en "Cruzada" a dos excelentes, pero poco apreciados actores: Alexander Siddig (más conocido como el Dr. Bashir en "Star Trek: Deep Space Nine") y a Marton Csokas (Borias en "Xena"). Sus participaciones son cortas, pero importantes.

Finalmente, no puedo dejar de mencionar los espectaculares efectos especiales que luce "Cruzada". Genuinamente me fue imposible determinar qué era real y qué era truco digital. Tales escenas de batalla son bastante similares a las de "El Regreso del Rey", pero aunque no sean tan vastas, debo decir (si me puedo permitir una pequeña herejía) que las encontré más realistas. Gran parte de este logro está en la dirección de Scott, que muestra el suficiente sentido común como para mover su cámara de forma realista y convincente. Cuando cuentan con recursos visuales ilimitados, muchos directores cometen el error de "filmar" los efectos de forma poco natural (con cámaras virtuales omnipotente que vuelan por el aire y están exentas de las leyes de física). Scott prefiere presentar esas escenas con las limitaciones de las cámaras en el mundo real, y el ojo interpreta eso como realismo, convenciéndonos de que estamos viendo algo real, y no pixeles en movimiento generados por un banco de ordenadores.

Para no hacer tan larga esta crítica como la película misma (¡demasiado tarde!) sólo resta decir que si bien "Cruzada" tiene algunas fallas en su narrativa y en su elenco, la experiencia completa es muy superior a la de otras películas épicas que han sido sólo huecos espectáculos y fríos muestrarios de tecnología (de nuevo "Alexander" viene a la mente). Con un mensaje simple pero honesto, y con una ideología levemente subversiva, Ridley Scott ha realizado una película como pocas veces vemos en los multicinemas contemporáneos, particularmente en la temporada de espectáculos fílmicos veraniegos: una obra con convicción. Ojalá tengamos igual suerte en lo que resta del verano, pero dudo mucho que así sea.

Calificación: 8.5

Pablo del Moral

Google
 
Web www.cinencanto.com