Las Estaciones de la Vida, por Pablo
CinEncanto
Películas recientes
Archivo en Español
Archivo en Inglés

Aunque se precie de serlo, el cine contemporáneo difícilmente podría considerarse como "arte". Ciertamente hay muchas películas interesantes, divertidas o inteligentes. Pero ¿cuántas podríamos realmente clasificar como "arte"? ¿Cuántas películas evocan en el público los sentimientos de su realizador? ¿Cuántas películas provocan reacciones que no podemos explicar racionalmente, pero que entendemos perfectamente en un plano emocional?

"Las Estaciones de la Vida" es una de las pocas obras que pueden ser así descritas.

La trama es elegantemente simple: en un templo budista que flota sobre un apacible lago, vive un monje que educa a su joven aprendiz. Y empleando las estaciones del año como metáfora de la vida, vemos la niñez, juventud y edad adulta del aprendiz, sus logros, fracasos y eventualmente las duras lecciones que el tiempo le ha dado.

El realizdor Ki-duk Kim (más conocido por sus películas de acción) plasma en la pantalla esta sencilla historia con un minimalismo estilístico que podría haber sido visualmente estéril, pero que gracias a la extraordinaria cinematografía y a las impresionantes locaciones resulta un deleite para la vista, al mismo tiempo que complementa las emociones de los personajes, entregándonos imágenes inolvidables no sólo por su rara belleza, sino por los sentimientos que generan.

Las actuaciones del reducido elenco son perfectas, sobre todo considerando que hay muy pocos diálogos, por lo que los actores deben encontrar y transmitir la esencia de sus personajes sin ayuda de fáciles parlamentos. Generalmente disfruto las películas con diálogos abundantes y complejos, pero es en obras como "Las Estaciones de la Vida" donde se puede re-descubrir el auténtico valor del lenguaje visual y de las interpretaciones de un talentoso ensamble de actores.

Si algo me molestó de "Las Estaciones de la Vida" fue sólo un par de instancias en que ciertos eventos bordean en lo sobrenatural. Creo que es innecesario y hasta estorboso, al menos en el contexto de la cinta. Pero esa débil queja en nada reduce el placer que me dio esta cinta.

Debo advertir que la densa simbología budista de la película podrá hacer difícil su interpretación para audiencias no muy familiarizadas con esta religión; pero la historia es a la vez tan clara y compleja, que no hace falta "entender" las referencias religiosas para asimilar perfectamente las intenciones y actitudes de los personajes. Saber el significado de la estatua bodhittsava que aparece cerca del final de la película, o conocer el contenido del sutra que en cierto momento se talla en un piso de madera, podrán enriquecer la experiencia de ver "Las Estaciones de la Vida", pero no son esenciales para disfrutar de esta extraordinaria película.

Su tono pausado (pero nunca aburrido) podrá molestar a algunas personas, pero quienes acepten compartir el lánguido ritmo de la película serán recompensados con una rara experiencia en el cine moderno... una auténtica obra de arte, perfectamente accesible y completamente inolvidable.



Calificación: 10

Pablo

Manda tus comentarios por correo o visita nuestro Foro de Mensajes

 

 

Las Estaciones de la Vida
(Bom yeoreum gaeul gyeoul geurigo bom)


Imagen © 2003 Korea Pictures

Korea Pictures, 2003
103 minutos

Dirigida, escrita y editada por Ki-duk Kim

Elenco:
Yeong-su Oh .... Maestro
Ki-duk Kim .... Aprendiz Anciano
Young-min Kim .... Aprendiz Adulto
Jae-kyeong Seo .... Aprendiz Joven
Yeo-jin Ha .... Muchacha
Jong-ho Kim .... Aprendiz Niño

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

.