La Suma de Todos los Miedos, por Pablo
CinEncanto
Películas recientes
Archivo en Español
Archivo en Inglés

De entrada, "La Suma de Todos los Miedos" tiene una cosa a su favor: la situación política internacional de estos tiempos le presta un aire de relevancia y actualidad que la hacen parecer más importante o más interesante de lo que realmente es. Tal vez algunos traguen esas ínfulas de profundidad y categoría, pero muchos otros reconocerán que se trata, sencillamente, de la misma trama con la que Hollywood pretende asustarnos regularmente.

Así es... en los sesentas y setentas el cine de acción e intriga utilizaba frecuentemente la amenaza del conflicto atómico entre la Unión Soviética y los Estados Unidos para conseguir suspenso. En los ochentas y noventas, luego de la disolución del bloque soviético, continuó la misma historia pero con distintos protagonistas y antagonistas: la mafia rusa, generalillos de las provincias recién independizadas... no importa realmente, cuando se tiene a Bruce Willis, Arnold Schwarzenegger, Jean-Claude Van Damme o a Oliver Grunner (¿quién?) listos para defender a su patria (o al menos a su patria adoptiva) de la amenaza nuclear. Ahora, en los albores del nuevo siglo vemos que, como reza el dicho, entre más cambian las cosas, más se quedan igual.

En "La Suma de Todos los Miedos" se retoman las aventuras del perenne personaje de las novelas de Tom Clancy, pero en una especie de "precuela" pues se muestra a un Ryan más joven que en previas cintas. En fn, sin preocuparnos mucho por continuidad, vemos a Jack Ryan (Ben Affleck) como un joven analista de la CIA, que pasa su día viendo noticieros y analizando el comportamiento de políticos rusos. Un buen día fallece el presidente de Rusia y es reemplazado por un tal Nemerov (Ciarán Hinds), sobre quien Ryan había escrito un reporte previamente (¿alguien recuerda el mismo mecanismo en "La Caza del Octubre Rojo"?), por lo que su jefe William Cabot (Morgan Freeman) recluta al analista para ir a Rusia y estar presente en las entrevistas que la CIA efectúa con el nuevo líder. Esa simple tarea se complica cuando aparentemente el nuevo presidente trata de iniciar un conflicto bélico con los Estados Unidos, tal vez para mostrar su fuerza y determinación. El gobierno de los Estados Unidos se prepara para contraatacar en lo que sin duda resultará en aniquilación nuclear total de ambos bandos. Pero Ryan no está convencido de que las agresiones sean culpa de Rusia, así que debe averiguar su auténtico origen al mismo tiempo que trata de convencer a sus superiores de que posiblemente están luchando contra el enemigo incorrecto.

Así es; una vez más es tarea de un desesperado hombre el evitar la destrucción de la humanidad por medio de la guerra nuclear. Y además debe quedar bien con su novia luego de dejarla plantada tantas veces por ir a salvar el mundo. Estas mujeres... nada es suficiente.

A pesar de estar dirigida por Phil Alden Robinson (que tocó similares temas de paranoia y espionaje en "Sneakers", de 1992), la película es más bien floja. Por un lado agradezco mucho que el protagonista no sea el tradicional super hombre del cine de acción (eso se lo dejan al implacable espía John Clark, interpretado por Liev Schreiber), pero por otro lado el suspenso es demasiado tenue como para mantener el interés durante casi dos horas. Y para colmo, quien haya visto los cortos de la película se ha enterado de un punto importante, que hubiera sido de gran impacto si no lo hubieran "quemado" en la publicidad.

Los actores hacen respetable labor: Affleck no es tan blando como siempre, Morgan Freeman, a pesar de ser un notable actor, se ha encasillado en papeles de mentor rígido pero de buen corazón. Como tal cumple y ya. Lo mismo se puede decir de James Cromwell como el presidente de los Estados Unidos y de Liev Schreiber como el super espía John Clark. Buenos actores en roles olvidables.

En resumen, "La Suma de Todos los Males" es un producto más de la estética convencional actual: estrellas de cine, efectos especiales y una historia trillada a la que se le intentan inyectar elementos contemporános para darle falsa relevancia. Como tal entretiene, pero hemos visto lo mismo tantas veces que es inútil esperar gran suspenso o emoción. Como la comida rápida hecha en serie, sirve su propósito de forma mediocre y temporal, sin resultar en algo sustancioso.

Calificación: 6

Pablo

Manda tus comentarios por correo o visita nuestro Foro de Mensajes

La Suma de Todos los Miedos
(The Sum of All Fears)


Imagen © 2002 Paramount Pictures

Paramount Pictures, 2002
119 minutos

Dirigida por Phil Alden Robinson
Escrita por Paul Attanasio y Daniel Pyne, basados en el libro de Tom Clancy
Editada por Nicolas De Toth y Neil Travis

Elenco
Ben Affleck .... Jack Ryan
Morgan Freeman .... William Cabot
James Cromwell .... Presidente Fowler
Liev Schreiber .... John Clark
Bridget Moynahan .... Cathy Muller
Philip Baker Hall .... Becker
Ron Rifkin .... Owens
Ciarán Hinds .... Presidente Nemerov

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

.