El Transportador 2, por Pablo

Archivo de Críticas:

Lista por título en español en orden alfabético:
(Números, y de la A a la I)
(De la J a la Q)

(De la R a la Z)

Lista por título en su idioma original, en orden alfabético:
(Números, y de la A a la I)
(De la J a la Q)
(De la R a la Z)

El Transportador 2
(
Transporter 2 )
20th Century Fox, 2005
87 minutos

Dirigida por Louis Leterrier
Escrita por Luc Besson y Robert Mark Kamen
Editada por Christine Lucas Navarro y Vincent Tabaillon

Elenco:
Jason Statham .... Frank Martin
Alessandro Gassman .... Gianni
Amber Valletta .... Audrey Billings
Kate Nauta .... Lola
Matthew Modine .... Sr. Billings
Jason Flemyng .... Dimitri
Keith David .... Stappleton
Hunter Clary .... Jack Billings

Imagen © 2005 20th Century Fox

Para quienes creen que "Los Ángeles de Charlie" y "xXx" son películas demasiado realistas y lentas, ahora llega "El Transportador 2", donde las hazañas del protagonista (tanto detrás del volante como en artes marciales) desafían toda lógica y sentido común, por no mencionar las leyes de física.

Pero aunque esto podría señalar un irredimible bodrio, debo confesar que "El Transportador 2" me mantuvo interesado y muy entretenido durante su corta duración. Y creo que la razón es su combinación de un competente elenco, un guión ingenioso y un director entusiasta y audaz.

La historia nos muestra una nueva aventura del enigmático Frank (Jason Statham), un conductor experto, especializado en trabajos difíciles y peligrosos, que vende sus servicios al mejor postor. Esta vez, como favor para un amigo, está sirviendo como chofer de la familia Billings, y ha hecho buena amistad con el pequeño Jack (Hunter Clary), a quien diariamente conduce a la escuela. Pero un día Jack es secuestrado por expertos criminales, y la policía piensa que Frank es el culpable. Entonces, deberá hacer lo posible por probar su inocencia y rescatar al niño... lo cual no será fácil, pues quizás hay más de lo que parece detrás de su secuestro.

Allá por el 2002, "El Transportador" me sorprendió con su dinámico ritmo y económica dirección, convirtiéndose en una competente cinta de acción que combinaba muy bien los clichés del cine norteamericano con el estilo europeo de las cintas de Luc Besson (lo cual no es de extrañar, pues él fue guionista y productor de ambas películas). Ahora, la segunda parte mantiene ese balance, pero sube el nivel de espectacularidad en todos los frentes, lo cual no es necesariamente bueno, pero al menos muestra ambición y el irrefrenable deseo de divertirnos aún a costa de la credibilidad y coherencia de la película. Sin embargo lo que realmente muestra mejoría es el guión. No estoy diciendo que sea realista, original o particularmente bueno (además, creo que copia un episodio del programa televisivo “Alias”), pero al menos se mantiene en movimiento con constantes revelaciones, giros y sorpresas que desafían las expectativas del espectador. Y quizás me conformo con muy poco, pero en una cinta de acción extrema es muy agradable ver que el guionista no descuidó el aspecto narrativo de la película.

Además, desde luego, tenemos al funcional elenco, cuyas actuaciones sacrifican realismo a cambio de intensidad, y aunque puede parecer una falla, creo que fue el camino correcto para hacer justicia al exuberante guión. Jason Statham ha mostrado solidez como actor dramático y como héroe de acción, y en "El Transportador 2" muestra nuevamente esta rara combinación. La ex-modelo Amber Valletta queda bastante bien como la angustiada madre del niño secuestrado, y Matthew Modine es razonablemente odioso como el estricto padre de familia. Y desde luego no puedo ignorar a Kate Nauta como Lola, la feroz guardaespaldas/amante del villano principal, cuya idea de vestirse para matar es ponerse abundante maquillaje y una camisa abierta sobre su ropa interior. La imagen resultante es a la vez absurda, icónica, e indudablemente atractiva.

Supongo que lo mismo se puede decir de la película entera, por lo que recomiendo dejarse llevar por el frenético impulso de "El Transportador 2" sin analizar demasiado su coherencia o credibilidad. De hecho, su elevado nivel de surrealismo y sublime absurdo la eleva a niveles de entretenimiento que otras películas, hechas con más dinero pero menos energía, sólo pueden aspirar a lograr (¿alguien dijo “Michael Bay”?). Y, en el peor de los casos, siempre se puede tomar como una humorística parodia del género de acción, y los ridículos excesos en los que normalmente cae. O, si eso falla, simplemente la podemos ver como cara publicidad de los automóviles Audi y su aparentemente indestructible carrocería.

Calificación: 7.5

Pablo del Moral

Google
 
Web www.cinencanto.com