Película del Mes: The Commitments

Archivo de
Películas del Mes:

Nemesis

Bad Taste

The Andromeda Strain

They Live

Rolling Thunder

The Crazies

Dark City

The Deadly Spawn

Galaxy of Terror

The Hidden

Creepshow

Gojira

Phantasm

From Beyond

The Asphyx

Deadlier than the Male

Prince of Darkness

Double Indemnity

Miracle Mile

Spider Baby

Deep Rising

Phenomena

The Wicker Man

Street Trash

Eraserhead

Mystery Science
Theater 3000: The Movie

Tank Girl

Dead and Buried

Phantom of the Paradise

Cannibal Women in the Avocado Jungle of Death

The Quick and the Dead

Videodrome

subUrbia

Hellraiser

Clueless

The Abominable Snowman

Undercover Brother

The Devil Rides Out

The Crimson Pirate

Logan's Run

The Commitments

Quatermass
and the Pit

Bound

Day of the Dead

The General

Perfect Blue

Bringing Up Baby

Freaks

Monty Python
and the Holy Grail

Killer Klowns
From Outer Space

The Big Picture

Night of the Creeps

Kalifornia

Labyrinth

Fast Times at
Ridgemont High

The Return of
the Living Dead

The Roaring Twenties

Re-Animator

All I Wanna Do

Evil Dead 2

M

Ghost in the Shell

Beyond the Valley
of the Dolls

The Frighteners

JFK

The Adventures of Buckaroo Banzai Across the 8th Dimension

Chasing Amy

Dawn of the Dead

The Big Sleep

The Thing

A Night at the Opera

Starship Troopers

Ferris Buller's Day Off

Tron

Mallrats

Evil Dead

Clerks

Tetsuo

The Breakfast Club

The Day The Earth
Stood Still

Heathers

The Parent Trap

The Haunting (1963)

Can't Hardly Wait

The Commitments
(The Commitments)
Beacon Communications, 1991
118 minutos

Dirigida por Alan Parker
Escrita por Roddy Doyle, Ian La Frenais y Dick Clement, basados en la novela de Doyle
Editada por Gerry Hambling

Elenco:
Robert Arkins .... Jimmy Rabbitte
Michael Aherne .... Steven Clifford
Angeline Ball .... Imelda Quirke
Maria Doyle .... Natalie Murphy
Dave Finnegan .... Mickah Wallace
Bronagh Gallagher .... Bernie
Félim Gormley .... Dean Fay
Glen Hansard .... Outspan Foster
Dick Massey .... Billy Mooney
Johnny Murphy .... Joey Fagan
Kenneth McCluskey .... Derek Scully
Andrew Strong .... Deco Cuffe
Colm Meaney .... Sr. Rabbitte

Imágenes © 1991 Beacon Communications

De los cinco musicales que el director Alan Parker ha realizado durante su carrera ("Bugsy Malone", en 1976; "Fame", en 1980; "Pink Floyd-The Wall", en 1982; "The Commitments" en 1991; y "Evita" en 1996), mi favorito es "The Commitments".

Tal vez no sea el más vistoso, ni el más pulido, ni el más famoso... pero, en mi opinión, es el que mejor captura la emoción, los tropiezos y las locas expectativas de pertenecer a un grupo de rock.

Dos advertencias: desde luego se puede alegar que "The Commitments" no es una película sobre rock, sino sobre "soul", que es el género musical elegido por la banda cuya historia se retrata en la película; pero sería absurdo tomar en serio tal diferencia... aunque algunas técnicas y temas difieran, el espíritu de la música es el mismo.

Segunda advertencia... como muchas otras personas, durante mi juventud (hace alrededor de quince años) yo pertenecí también a un grupo de rock, y aunque nunca tomamos en serio la música como carrera, la experiencia fue fantástica, aún si nuestros quince minutos de fama fueron desperdiciados en un mediocre programa televisivo transmitido a media noche... pero nada de eso importa cuando se está en el escenario.

Así que, efectivamente, es mi experiencia personal lo hace que "The Commitments" me guste tanto, aunque sé que estoy en la minoría. Como casi todas las películas de Alan Parker, ésta fue recibida fríamente por el público, y sólo ligeramente con más entusiasmo por la crítica. Pero en círculos especializados, "The Commitments" ha alcanzado niveles de culto, por el realismo con el que retrata la creación y desarrollo de una sencilla banda, y por el entusiasmo con el que lo hace.

Por si no fuera evidente, aquí va una pequeña sinopsis: el protagonista de la película es Jimmy Rabbitte (Robert Arkins), un emprendedor joven irlandés que pretende formar y manejar un grupo de "soul" en un pobre barrio del norte de Dublín. ¿Por qué soul? Según Jimmy, el soul es la música del trabajador, que lleva el ritmo del sexo y el mensaje de redención a las clases bajas. Además, independientemente de cuestiones étnicas, Jimmy dice: "Los Irlandeses somos los negros de Europa; los Dublineses somos los negros de Irlanda; y los del Barrio Norte somos los negros de Dublín". Luego de las consabidas audiciones humorísticas, Jimmy va encontrando a los miembros del grupo... el rijoso, pero enormemente talentoso vocalista; el veterano trompetista con incontables historias sobre los famosos que conoció en su juventud; el vanidoso saxofonista que gusta del jazz y trata de imponer su preferencia; el violento baterista... y por supuesto no puede faltar el trío de guapas cantantes que apoyan las canciones, no sólo musicalmente, sino con su agradable presencia. Una vez establecido el grupo comienzan los ensayos, pero los conflictos personales no están muy lejos. Deco (Andrew Strong), el vocalista, es grosero y vulgar, ofendiendo continuamente a las muchachas; Joey (Johnny Murphy), el trompetista, miente sobre sus famosos contactos; hay múltiples deudas, nadie cree en la banda, y el padre del mismo Jimmy se burla constantemente, comparándolos con U2 e insistiendo que deben tocar canciones de Elvis. Pero con tenaces ensayos, buena labor de prensa y el incansable esfuerzo de Jimmy por mantener unida a la banda, empiezan a ganar fama y a mejorar su repertorio, hasta llegar a un concierto que decidirá su futuro... si no se separan antes.

No hay mayor complicación en el argumento. Después de todo, la historia no es muy original, pues la hemos visto en decenas de cintas similares. Pero "The Commitments" destaca sobre su competencia por sus coloridos personajes y la honestidad de su guión. Cada miembro del grupo es único, y sus personalidades están tan bien dibujadas que la dinámica que se desarrolla entre ellos es creíble y fresca, aún cuando las cosas no van muy bien. Y en esos momentos, el guión no ignora los problemas inherentes a reunir un conjunto de gente volátil y creativa.

Desde el punto de vista técnico, "The Commitments" es tan sobria que parece visualmente aburrida, pero hay que poner atención a los detalles que dan vida a las auténticas locaciones en las que se filmó la cinta. Un perro saltando, un grupo de niños vandalizando un edificio, o los retratos del Papa y de Elvis en un hogar irlandés son tan sólo muestras del sabor irlandés de la película, que no disimula los vicios y problemas de ese país, pero que a la vez señala orgullosamente la tenacidad y entusiasta actitud de su gente. Alan Parker es uno de mis directores favoritos, y aunque no todas sus películas sean obras maestras, siempre podemos contar con su pasión, que en la pantalla se convierte en historias intensas pobladas por personajes con honestas emociones.

Pero cualquier musical es sólo tan bueno como la música que incluye. Afortunadamente, "The Commitments" sobresale en ese aspecto. Los actores tocan realmente los instrumentos, y la mayor parte de las canciones se grabaron al momento de filmarse, a pesar de los serios problemas técnicos que eso implica. Parker se negó terminantemente a hacer trampa con la música, y por ello decidió armar su elenco con músicos, los cuales tuvieron que aprender a actuar. Las dos excepciones fueron Bronagh Gallagher, famosa actriz de la televisión inglesa que tuvo que aprender a cantar; y Johnny Murphy, frecuente colaborador de Parker, que aprendió a tocar la trompeta.

Aunque no hay canciones originales en "The Commitments", el desfile de éxitos de soul es impresionante, y su adaptación a la idiosincrasia irlandesa les da nueva vida al mismo tiempo que los hace más asimilables para audiencias modernas. De esta manera se preserva la intención y mensaje original de las canciones, pero con arreglos que no ahuyentarán a quienes consideren el soul tradicional como música demasiado "étnica" o especializada.

Ojalá que el reciente interés en los musicales (gracias a la fantástica película "Moulin Rouge!" y a la inerte "Chicago") seduzca a Parker para incursionar de nuevo en el género, pues "Evita", su último musical, expresa más la identidad de su famosa estrella que de su director.

De cualquier modo, en un género tan abierto, que permite la existencia de obras tan diversas como "Josie and the Pussycats" y "The Doors", tal vez "The Commitments" no sea temáticamente especial, o técnicamente sobresaliente, pero pocas cintas transmiten con mayor entusiasmo o eficacia la emoción de crear música (aunque sea deficientemente) como parte de un grupo de gente con gustos similares. Y aunque el final de la cinta (como el de tantos grupos aficionados) no sea tan feliz como esperábamos, Parker nos deja un mensaje final que pone en un nuevo contexto la historia, y nos hace ver que no es el éxito lo que importa, sino el enriquecimiento que una experiencia como esta deja en la vida futura. Y hablando como antiguo baterista de rock, a la vez frustrado y satisfecho, debo decir que esa es una lección de vida que nunca olvidaré.

Pablo del Moral

Google
 
Web www.cinencanto.com